Tener problemas con el tiempo no significa que siempre llegas tarde, sino que estás tan obsesionada con él que no sabes cómo manejar esa obsesión. Lo que si sabes bien, es cómo calcular cada minuto de tu día.

Si te identificas con estas cosas, el tiempo es parte crucial en tu vida.

1. Quieres que todo sea para YA

    1. Sabes que aunque las cosas pueden tardar, tú las necesitas en el momento, y ver que no están listas en ese instante, te enloquece.

2. Nunca hay suficiente tiempo para comer, dormir y descansar porque vives apurado.

      1. Tratar de mantener una vida saludable, dormir 8 horas, hacer los trabajos de la universidad, terminar el proyecto que tiene deadline para mañana en el trabajo, y pensar que 24 horas al día no son suficientes.

3. Te comprometes con tantas cosas que terminas llegando tarde a todo

    1. Y luego te preguntas: “¿Por qué lo hiciste?” o por qué las 24 horas del día no alcanzan.

4. No toleras cuando una persona te hace perder el tiempo.

    1. Llegar tarde porque el parquero no conseguía las llaves de tu carro, te ENLOQUECE.

5. Sabes que la única razón por la que compraste ese reloj fue para poner cientos de alarmas… 

    1. Que igual pospondrá y terminarás tomando más tiempo del que pensaste.

6. Sabes que hablar mucho tiempo con alguien por teléfono es simplemente una pérdida de tiempo cuando tienes mil cosas que hacer.

      1. “Disculpa, ¿no puedes reducir tu llamada a lo realmente importante? Gracias”

7. No sabes cómo, pero te impresionas cuando logras hacer todo lo que debías en un día y todavía te quedan unas cuantas horas para dormir.

    1. ¡Al fin!

8. Y quieres seguir durmiendo.

      1. Pero sabes que si lo haces, luego no tendrás tiempo para hacer otras cosas.

9. Odias que cualquiera trate de darte “tips” sobre cómo manejar tu tiempo.

    1. Hablarme de cómo manejar mi tiempo, es hacerme PERDER EL TIEMPO.

10. Y aunque estés corriendo, siempre conseguirás un espacio para ver tus redes sociales.

    1. Hasta que te das cuenta que procrastinaste demasiado.

11. Quisieras poder acelerar todo sobre lo no tienes control.

    1. Como por ejemplo las horas del día, o el semestre universitario.

12. Y no toleras cuando conoces a una persona que tiene más problemas de tiempo que tú.

    1. La que llega tarde soy yo, no tú.

13. Cuando asumes que llegarás a algún lugar en tantos minutos sin pensar en la cola.

    1. «¿Cómo no se me ocurrió pensar que habría cola en la autopista a las 6:oo pm?»

 

14. O cuando piensas que te dará tiempo de todo en 10 minutos.

    1. 8:50. Claro que me da tiempo de ir a buscar unas cosas en la casa, pasar por el mercado y llegar a clases a las 9.

15. Cuando cuentas con la impuntualidad de alguien, y ese día llega a tiempo.

    1. Y si llega a tiempo, esta siempre es una buena excusa.

16. No sabes cómo explicar que estás obsesionada con el tiempo y que cuando dices 7 minutos, estarás en 7 minutos.

    1. “Así tenga que chocar mi carro, prepárate para verme en 7 minutos.”

17. No importa cuanto trates de organizarte, sabes que nunca tendrás un buen cálculo del tiempo

    1. Las mil alarmas que postpusiste y las horas que procrastinaste no te permitirán dormir esta noche.

18. Y aunque pocos lo crean, te desespera llegar tarde.

              «Solo porque llegue tarde no significa que lo disfrute»

19. Por último, sabes que a tus espaldas, tus amigos hacen apuestas sobre si lograrás hacer todo lo que debes.

    1. Y te encanta hacerlos perder.

Y aunque a vivas estresado, no podrías vivir sin estar pendiente de la hora

Sobre El Autor

Hija del Internet y Redactora

Estudiante de Comunicación Social de 21 años. Domino el small talk a la perfección. Millennial hasta los dientes. Creativa, ocurrente y estresada.

Artículos Relacionados