Todo el mundo pide no parecerse nunca a sus padres, o al menos a las cosas que no nos gustan de ellos, pero la verdad es inevitable, está en nuestros genes y mientras más luchemos en contra, más nos acercamos a convertirnos en ellos

Mi mamá es una persona peculiar. Es extremadamente simpática, genuinamente amable, dramática (admitámoslo, ma), amorosa, apasionada, habladora y hermosa.

Como toda buena hija, busco a diario razones para burlarme de ella y de sus cosas. Lo que solamente ha hecho que cada día sea más parecida a ella, hoy les voy a contar las 5 maneras en las que me he convertido en mi mamá:

  • Aprecio infinitamente el silencio luego de un día agitado.

Ahora entiendo porque nos pedías a mí y a mi hermana que bajáramos la voz o bajáramos el volumen de la música regresando del colegio ¡El ruido es insoportable!

Resultado de imagen para shut up gif

Fuente: Victorious Wiki

  • Limpiar la casa ahora es parte de mi «to do list» y que alguien haga mercado por mí es la demostración de amor más grande del mundo.

¿No quieres venir a recoger la casa por mí y demostrarme tu amor?

Resultado de imagen para cleaning the house crying gif

Fuente: Rebel Circus

  • Saludo a todo el mundo con «amigo/a» o «amiguito/a».

Siempre, sin distinción de edad o parentesco. Porque a fin de cuentas, sabemos que podríamos ser amigas de cualquiera.

Resultado de imagen para greeting people gif

Fuente: Giphy

  • Cada vez entiendo menos la tecnología.

¿Qué es eso de realidad virtual y aumentada? ¿Cómo que no son lo mismo?

Resultado de imagen para technology gif

Fuente: Giphy

  • Grito cuando hablo por teléfono.

Admitámoslo, nuestras llamadas de teléfono son de dominio público.

Resultado de imagen para talking on the phone screaming gif

Fuente: The Odyssey Online

Pero estas cinco cosas no fueron las únicas que heredé de mi mamá, también aprendí a ser resiliente, apasionada, «echada pa’lante», responsable y sobre todo alegre.

Gracias, Vaqui ma.

Resultado de imagen para i love you gif

Fuente: The Date Report

Comparto contigo el por qué digo que crecer es más complicado de lo que pensábamos pero con la ayuda de «má» lo hace más fácil para mí

Sobre El Autor

Hija del Internet y Redactora

Estudiante de Comunicación Social de 21 años. Domino el small talk a la perfección. Millennial hasta los dientes. Creativa, ocurrente y estresada.

Artículos Relacionados