Después de llevarte el dedo pequeño del pie con la esquina de un mueble, que se te borre un archivo en el que llevas horas trabajando es definitivamente lo que le sigue en la lista de las peores cosas que pueden ocurrirle a alguien en la vida

Hace 5 minutos estaba escribiendo otro artículo sobre cómo había sido mi infancia, criada por padres psicólogos, cuando por alguna razón a mi computadora le dio cáncer y decidió no guardar el archivo. Por mi mente pasaron una retahíla de groserías, que solo me hicieron pensar en una cosa que probablemente no aprendí tan bien en mi infancia: la tolerancia a la frustración.

Resultado de imagen para angry gif

Fuente: Giphy

Por ello, después de querer llorar de la rabia, decidí hacer una lista de cosas que pensamos todos cuando se nos borra o borramos sin querer un archivo:

¡C@*O DE LA MADRE!

Resultado de imagen para angry gif

Fuente: Giphy

¿Para qué vine yo de idiota a hacer esto con sueño?

Resultado de imagen para working tired gif

Fuente: Giphy

Esta computadora es más inútil que Maduro

Resultado de imagen para angry panda gif

Fuente: Giphy

La verdad ni siquiera me había gustado tanto el artículo… pero, ¡el c@*o de su madre!

Fuente: Giphy

¡Maldita sea!

Resultado de imagen para angry gif

Fuente: Tenor

¡Yo no voy a volver a escribirlo! ¡Ya no lo haré!

Resultado de imagen para angry gif

Fuente: Giphy

A la m*erda todo, voy a conseguirme un Sugar Daddy

Resultado de imagen para fuck this i'm being a stripper gif

Fuente: Pinterest

En estos casos uno solo quiere mentarle la madre a todo el mundo, aunque sabes que el único culpable fuiste tú mismo cuando le diste que no querías guardar los cambios al documento.

Fuente: Giphy

Pero no todo tiene que ser malo ¿verdad? por eso te dejo 5 detalles que solo entenderán las personas que hablan demasiado

Y si por casualidad eres tan fanático de Game of Thrones como yo te dejo aquí lo que todos realmente queremos saber de esta serie y que George Martin no dice

Sobre El Autor

Hija del Internet y Redactora

Estudiante de Comunicación Social de 21 años. Domino el small talk a la perfección. Millennial hasta los dientes. Creativa, ocurrente y estresada.

Artículos Relacionados