El esperado final de un largo conflicto entre Colombia y las FARC hoy 27 de junio de 2017

Ha tenido que correr mucha agua debajo de este puente para que Colombia lograra poner fin al conflicto armado más largo del continente y el último del hemisferio occidental. Más de siete millones de desplazados forzados, alrededor de 215.000 homicidios y cerca de 80.000 desapariciones forzadas, fue la cuota que pagó el país por 53 años de guerra, y una sociedad que aún con las heridas sangrantes, con la acción que culmina el día de hoy, será el punto de inicio para ir sanando las mismas.

Hoy, 27 de junio de 2017, será una de las fechas más recordadas en Colombia. La guerrilla de las FARC ha dejado el último 40% de las armas que tenía en su poder. Este grupo armado, entendido como guerrilla, es historia; la FARC ha desaparecido como organización armada, con un contenido marxista-leninista y se convertirá en los próximos días en un partido político, que aunque conserve su ideología central, entrará en el pleno juego de la democracia. Para muchos colombianos esto parece un sueño, para otros quizás la peor de las pesadillas. Es como una utopía en la que siempre se corre por alcanzarla y cada vez que está cerca, nuevamente se aleja. Pero hay excepciones como la que vive hoy Colombia.

A mediados de 2016, después de cuatro años de negociación, se pactó en La Habana, Cuba, entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, el mecanismo para finalizar el conflicto. Allí se estableció un modelo progresivo de dejación de armas. Inicialmente los guerrilleros dejaban de utilizar un 30% de las armas, que eran entregadas a la ONU, días después otro 30%, para finalizar con el 40% de la dotación individual. A pesar de los visibles y grandes retrasos del gobierno en lo pactado, las FARC decidieron cumplirle al país, solo hubo algunos días de retraso.

Las negociaciones de La Habana se dieron entre dos partes, ninguna de ellas fue vencida en la guerra; ni el Estado pudo acabar a las FARC, ni la guerrilla logró tomar el poder. Por ello, en este proceso de dejación de armas, no hay entrega de armas. Estás no se entregan al Estado, más bien se dejan de utilizar y son traspasadas a un tercero, en este caso la ONU, mediante un mecanismo que creó el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

No habrá fotos de guerrilleros entregando sus armas porque las FARC se negaron a que sus miembros aparecieran en fotos entregando fusiles, como si fuera una capitulación. Lo que ha sucedido, en cambio, es que se adaptaron carpas o salones construidos en madera –cerrados y sin ventanas para que nadie tome fotos– en los que entran los guerrilleros para que un equipo de la ONU les reciba el arma y le certifique al guerrillero la dejación. Luego, en algunos casos, aparece una foto del guerrillero, los tres funcionarios de la ONU y el documento que certifica.

La oposición de derecha, liderada por el expresidente Álvaro Uribe, armó todo su discurso en contra del proceso de paz bajo el supuesto de que todo era una farsa y que las FARC no cumplirían. Primero dijeron que las FARC no firmarían el acuerdo de paz, y se firmó; luego dijeron que las FARC nunca se concentrarían en los 26 puntos rurales, y se concentraron; luego manifestaron que las FARC nunca dejarían sus armas y lo cierto es que hoy terminó ese proceso. Por ello, algunos analistas bromean, dicen que hoy no solo desaparecen las FARC sino también el Centro Democrático, el partido político de Uribe.

En los últimos días el “Uribismo”, en sus discursos, parecía añorar las FARC, y parecía decir entre líneas su deseo, que las FARC siguieran armadas, al menos hasta las elecciones presidenciales de mediados del próximo año ya que con ello su discurso del miedo les permitiría llegar nuevamente al poder. En el fondo, un “Uribismo” sin el fantasma real de las FARC, le quita sustento, lo deja sin argumentos, quizás veamos a esta fuerza mutar hacia una estrategia más inclinada hacia el temor al «Castro-Madurismo-Chavismo» proveniente de Venezuela, que puede contaminar a Colombia, debido a que su argumento principal (el «coco» de las FARC), ya no tiene razón de ser: amanecerá y veremos.

En todo caso, debido a la polarización del país, ya se han mostrado fotos de los 44 contenedores que dispuso la ONU para el almacenamiento de armas. En las fotos se pueden ver contenedores repletos de armas con Morteros, ametralladoras M60, los famosos fusiles Ak 47, y las poderosas antiaéreas ametralladoras Browning .50, todo un arsenal que igualaría a cualquier ejército moderno del continente.

Ahora, no hay que olvidar que el hecho que no aparezcan fotos de guerrilleros entregando las armas no es algo nuevo en los procesos de paz; en Irlanda del Norte ocurrió lo mismo, allí no hubo fotos, ni siquiera registros como los que realizó la ONU en Colombia, y el proceso de dejación de armas fue un éxito.

Hace una semana murió Otto Warmbier en Corea del Norte, aquí te comparto mi análisis

Sobre El Autor

Campeón de Scrabble - Autor

Internacionalista de la UCV, Magister en Economía Internacional de la UCV, Profesor Universitario, poliglota, agnóstico, rugbier. Donde haya playa, ahí estaré.

Artículos Relacionados