Trump vs. Tillerson, el nuevo drama entre la Casa Blanca y el Departamento de Estado

Últimamente Donald Trump da para todo, unas veces el “Rey de la polémica” en Twitter, sus cambios casi telenovelescos en su equipo directo de asesores, sus ya casi comunes comentarios pasados de tono… pero lo que aquí se plantea, puede por lo estratégico que es para los Estados Unidos, el manejo público de su política exterior, una muestra más de los “bloopers” con los que ya nos tiene acostumbrados el inquilino de la Casa Blanca.

Cuando en enero pasado, presentó a Rex Tillerson (un experto representante del “Lobby Petrolero”- no en balde fue no hace mucho el CEO de la Exxon Mobile), sin bagaje político pero muy ducho en relaciones internacionales y acostumbrado a lidiar con el Kremlin; un profesional de la realpolitik. Pero las diferencias entre ambos, visibles desde el primer momento, se han intensificado en las últimas semanas.

Temas como Corea del Norte, Irán, México, Brexit, entre otros, podemos ver cómo uno adopta el tono más duro (Trump) y después su “canciller” debe endulzar sus palabras (Tillerson).

Con Corea del Norte, donde Trump ha sido inmensamente amenazador a través de sus redes sociales, es Tillerson el encargado de matizar todo eso que no cabe en los tuits de su “jefe”. Ahora se encuentra de gira por Oriente, tratando de convencer a los países que aumenten la presión sobre Pyongyang.

El suyo ha parecido en ocasiones un juego de buenos y malos, pero sin programación ni la más mínima señal de coordinación posible. Esta pésima sintonía entre la Casa Blanca y el Departamento de Estado tiene un claro perjudicado, Tillerson.

Cuando uno observa que Trump está empezando a darle mayor preponderancia a sus asesores directos (todos militares retirados o en activo y de altos rangos) en asuntos de política internacional, podemos inferir que poco a poco el “jefe” está desplazando a su “canciller” del eje de toma de decisiones en el Despacho Oval.

Ya la misma prensa en Washington está dándose cuenta de este lento giro que está llevando a cabo Trump. Rex Tillerson es una decepción enorme, titulaba el lunes pasado, el columnista de «The Washington Post» Michael Gerson, lamentando que el exdirectivo estaba llamado a ser “el adulto en la habitación en el Gobierno de Trump, y reprochándole el paso atrás en su compromiso con la defensa de los derechos humanos. El viernes, Dereck Chollet, en Foreign Policy, se despachó con un ¿Por qué ha caído de bruces Rex Tillerson como secretario de Estado?”, todo parece estarle jugando en contra al otrora exitoso CEO de la Exxon y fortaleciendo aún más la autoridad tan cuestionable de Trump en el manejo de los asuntos externos de los Estados Unidos.

Te cuento un poco cuando al fín se cumplió un sueño de Colombia: Cuando las FARC entregaron sus armas

Sobre El Autor

Campeón de Scrabble - Autor

Internacionalista de la UCV, Magister en Economía Internacional de la UCV, Profesor Universitario, poliglota, agnóstico, rugbier. Donde haya playa, ahí estaré.

Artículos Relacionados